Cerca de dos meses antes de la boda, y mal hayan elegido la fecha, el lugar, el estilo y el tipo de ceremonia, será tiempo de pensar en las invitaciones.