Vestir de acuerdo a la ceremonia de la boda

Para los invitados en general

Es conveniente recordar que la mayoría de veces, cualquiera de nosotros tiene la ropa correcta para cada ocasión en su propio armario. No vayas corriendo a comprar ropa para una boda sin saber de qué tipo de boda se trata; si es una boda formal, semi formal o informal. Espera que te den la invitación de boda, en esta debe estar mencionada la formalidad de la boda y la hora a la que ocurrirá. Si no es el caso, no hay ningún problema en preguntarle a los novios. En estas situaciones no es conveniente asumir nada.

Para las invitadas

Muchas veces vemos invitadas que pecan por el exceso. Al final, ¿quién es la novia en la fiesta? Quien se viste para llamar demasiado la atención en una boda, ¡está errado! Siempre se debe respetar el tono de la fiesta, casual o formal. En España, los atuendos suelen ser formales.
Muchas personas, en estas ocasiones, visten ropa que no acostumbran vestir usualmente y se sienten un poco “perdidas”. En caso de duda, opta siempre por algo simple, ¡aunque esto no quiere decir que vayas en modo deportivo! No olvides que ir totalmente vestida de negro a una boda puede no ser lo más adecuado. Guarda esta ropa para un funeral. El negro, solo se debe usar si es combinado con otros colores, lo mismo se aplica al blanco, después de todo ¿quién es la novia?
Una boda no es un baile de gala, y requiere ropa apropiada. Una ceremonia exige una cierta contención con los brillos y el propio cuerpo. Si se trata de una ceremonia religiosa, es conveniente que haya moderación en las rajas y en los escotes. Los escotes más acentuados deben disimularse con el uso de un pañuelo, por ejemplo.

No olvidéis las medias. Blancas… ¡jamás! Tanto para hombres como para mujeres. Ahorraros el síndrome del pie o la pierna enyesada.

Si optas por usar guantes, nunca asistas a la ceremonia con ellos puestos. Nunca uses anillos sobre los mismos y quítatelos para saludar a alguien o para comer. Los guantes largos no combinan con mangas tres cuartos.

El sombrero, un accesorio que “nunca se sabe cuándo usarse”, debe ser usado por la mañana con ribetes pequeños, al mediodía y al final de la tarde con ribetes anchos, y siempre con guantes. Si no sabes si debes usarlo o no, debes tener en cuenta que no es un accesorio obligatorio, a menos que esté mencionado en la invitación.
En las bodas informales o semi formales, los vestidos por la rodilla, los taieurs (falda y chaqueta) son los más adecuados. Si no te gusta mostrar las piernas, puedes usar un traje tradicional.
En una boda formal, la ropa escogida debe tener un toque de sofisticación. En esa ocasión se pueden usar boleros, bisuterías, brillos y carteras pequeñas con brillo… pero este tipo de bodas no es un baile, y exige un cierto recato, por ejemplo, no se debe usar un vestido con exceso de volantes o lentejuelas ya que ofuscará a la novia.

Para los invitados

Una boda formal generalmente se celebra por la por la mañana o por la noche en España, todo depende de la elección de los novios. Si no existe información contraria en las invitaciones, suele tratarse de una boda solemne.

Normalmente se viste el tradicional smoking, un frac o un chaqué; principalmente el novio y los padrinos. ¡Los invitados jamás deben ir sin corbata! En una boda jamás uses colores muy claros o blanco, a menos que seas militar, ¡claro!

En las bodas semi formales, pueden usarse trajes más claros, en tonos arena o caqui, pudiendo prescindirse de la corbata si así se desea. En una boda que no sea formal, el color del traje puede ser escogido según la luminosidad del día, es decir, mientras más tarde sea la boda, más oscuro debe ser el traje.
Sugerencia: Se considera que hasta las 18h es de día.
En las bodas informales se puede usar el tradicional blazer o americana, con o sin corbata.

Para las madres, madrinas y padrinos

Por lo general, la novia decide el tamaño y el largo de los vestidos. Preguntadle que tipo de ropa le gustaría que llevaseis, en lugar de empezar a buscar algo que pueda no ser de su gusto.
El traje de los padrinos debe ser escogido de acuerdo con la ceremonia y el novio, si es una boda formal, tanto el padrino como el novio suelen usar frac o chaqué aunque dependerá siempre de sus gustos.

Para las novias

En vuestra boda, recomendamos que renunciéis a los excesos. Excesos de bordados y encaje, al igual que velos bordados con cristales, un ramo lleno de brillos o peor aún, todo junto, ¡recuerda que la elegancia no está en la exageración!
El vestido de novia, en general, es considerado como un vestido formal. Pero existen vestidos más formales que otros… ¿qué los distinguen? La tela y los accesorios.
La seda, los bordados, el encaje, el largo, las piedras y el largo del velo son considerados factores determinantes de un vestido formal. Todos los otros vestidos no son tan formales, como los vestidos por las rodillas. En una boda formal el ramo de la novia también debe ser elaborado con flores más nobles.

El uso de sombrero en vez de velo, las perlas, los ramos con flores más exóticas, entre otros, son más adecuados para una boda menos formal.

Para las novias por segunda, tercera o más veces…

En los días de hoy, a veces ocurre que ya no hay una sola boda en la vida, y como tal, también existe una cierta sobriedad en la vestimenta de una novia que se casa por segunda vez. No quiero decir con esto que una novia que se case por primera vez no pueda usar otros colores aparte del blanco.
Además, el blanco, en fotografía suele quedar “menos bien” debido a su luminosidad, comparado con colores más ricos, como el rosa o el champagne. Un vestido blanco, queridas mías, solo es adecuado para la primera boda. Para una boda posterior a la primera, el vestido de la novia requiere esencialmente colores como: beige, champagne, rosa… ¡todo menos blanco! Si optas por un color más fuerte, está bien, puede demostrar que tienes una personalidad más extravagante, pero olvídate de un gran ramo o incluso un velo, están totalmente desfasados en estos casos.

Para el novio

A lo largo del tiempo he asistido a bodas que recuerdo por su buen gusto, y otras que me divirtieron por su lado más aterrador, enseñándome definitivamente qué no hacer.
El novio no necesita parecer el tonto de la fiesta. Él también tiene derecho al buen gusto y a la sobriedad elegante que se merece.
El novio no debe ir vestido con el mismo color del ramo de la novia, ni con el mismo color de los manteles de la mesa del lugar de la fiesta.
No vayáis mascando chicle, ¡recordad que hoy en día los vídeos registran todo!
No se combina la corbata con el pañuelo del bolsillo, ni con cualquier otro elemento de la fiesta.
No se usan botas, deportivas o zapatos con suela de goma… por muy tentadores que sean, no combinan con una boda. Usa siempre zapatos de cordón que servirán para muchas más ocasiones.

Newsletter

Manténgase informado de todas las novedades!

Votación más reciente

¿Cuándo es tu boda?