Ideas creativas para un pedido de mano

Ella dirá que sí, ella dudará… Tradicionalmente es el hombre quien hace el pedido de mano, aunque no es obligatorio que sea siempre así. Sin embargo, vamos a guiarnos por la manera tradicional.

Supongamos que eres una persona tradicional, que piensas en arrodillarte frente al amor de tu vida y pedirle que se case contigo, o quién sabe, ante la presencia de su familia. Sin duda alguna será memorable. No obstante, a pesar de que esté todo planeado, y cada más se esperen pedidos de mano más románticos y sorprendentes, es conveniente planear todo anticipadamente. Este es un gran gesto, por eso, ¡tiene que darse de la mejor forma posible!

¿Pero que puede fallar en estas situaciones? Desafortunadamente a veces puede pasar. Puedes ver algunas de estas situaciones menos felices en: propuestas de matrimonio que no salieron bien. Pero esto no es para desanimarte, sino para incentivarte a planear mejor todo el momento.

Planea todo de acuerdo con la personalidad de tu novia. Si ella es tímida, no hagas del pedido un gran alboroto, opta por algo más íntimo. Si ella es más extrovertida, seguramente le gustará un pedido de mano por todo lo alto, con muchas personas presentes.

¿Dirá que sí? Puede parecer poco romántico plantearse este tipo de pregunta pero si piensas, por ejemplo, pedirle matrimonio cuando estén enfadados o en un momento de tensión, podrá ser mejor reorganizar la estrategia.

¿Qué le gusta? Piensa en ella y en su personalidad. ¿Es extrovertida o no? ¿Le encanta ser el centro de las atenciones o prefiere pasar desapercibida? Si tu novia es súper extrovertida y le encanta llamar la atención, seguramente le encantará un pedido bien elaborado, quizá con público incluido… en fin, algo memorablemente grande.

Sé paciente. Después de decidir pedirle matrimonio, empezará la ansiedad de hacerlo. Relájate y escoge el momento indicado para hacerlo. Por ejemplo, si tienen planeado pasar un fin de semana romántico o viajar, probablemente lo ideal sea hacer el pedido de mano en esa ocasión. Aun cuando pienses pedirle matrimonio a tu novia en la Torre Eiffel, hazlo de forma pensada. Escoge el momento correcto, y si tendrá personas presentes o no. Con todo bien planeado, el momento puede resultar aún más especial.

Registra el momento. Registrar para más tarde recordar, a través de una película o de una foto. Pídele a un amigo o a familiares que estén presentes para registrar el momento. Sin embargo, debes planear todo con una persona que sea de confianza y no vaya a contarlo todo, y a arruinar la sorpresa. Si no encuentras a alguien que pueda tomar fotos, llévate una cámara; en último caso podrás usar el modo automático.

Involucra amigos o familiares. Si los amigos o familiares pueden formar parte del pedido de matrimonio, adelante. Sé creativo y crea un momento especial que incluya la participación de todos. Por ejemplo, podrán surgir diversos paparazzi tomando fotos después del pedido.

Sé creativo. Crea un momento memorable. No tiene que ser caro. Por ejemplo, esta persona creó un pedido de matrimonio muy divertido y único con la ayuda de sus amigos: hizo una simple cadena de susurros donde la última persona era su novia y los amigos tenían que pasar la frase “¿Quieres casarte conmigo?” hasta llegar al final: la novia.

Mantente calmado, feliz y sé sincero. Al pedirle la mano a alguien, aprovecha el momento, pues será único y especial. No necesitas de llegar en helicóptero, ni lanzarte de paracaídas en un estacionamiento. Al final, solo tienes que pedirle a otra persona que pase el resto de su vida contigo…

Newsletter

Manténgase informado de todas las novedades!

Votación más reciente

¿Cuándo es tu boda?