12 trucos para ahorrar dinero sin perder la elegancia

ahorrar dinero
  1. En vez de una recepción formal con una comida o una cena donde los invitados estén sentados, optar por un cóctel donde los invitados puedan disfrutar de unos exquisitos hors d'oeuvres, en un lugar elegante, con un trío de jazz que haga las delicias de una fiesta inolvidable.
  1. Evitar bandas grandes y conocidas, son más caras y normalmente tocan temas que los invitados ya han oído centenas de veces en otras bodas. Elegir algo más íntimo, como un trío que tenga más en común con vuestros gustos personales, o pedirle a un amigo que como regalo de boda os ofrezca hacer de DJ con las músicas que os gusten más.
  1. En vez de champán, servir cócteles exquisitos mezclando espumante con zumo de melocotón, zumo de naranja o zumo de arándanos, creando una fiesta original y colorida.
  2. Aceptar la ayuda de familiares y amigos, que se sentirán especiales por compartir estos momentos. ¡No quiere eso decir que tengáis que aceptar todas sus sugestiones! Por ejemplo, si un amigo os ofrece prestar su casa para la boda, debéis aceptar, con la condición de usarla con el mismo cuidado y cariño con que usaríais la vuestra. No debéis olvidar darle las gracias con mucho cariño invitándolo para una cena especial en vuestra casa, cuando regreséis del viaje de novios, para que sea el primero a estrenar vuestro nuevo hogar. Seguro que se sentirá un amigo especial.
  1. Si tenéis una prima que es una excelente solista coral, aceptad su colaboración para cantar en la ceremonia.
  1. Acaso tengáis algún familiar que sea un(a) excelente cocinero(a) o pastelero(a) aceptad (si se ofrece) su colaboración para confeccionar los aperitivos o los postres que ya sabéis de antemano que van a ser un éxito.
  1. Si uno de los dos tiene una buena letra, ¿por qué no escribir a mano las invitaciones de boda? No es necesario añadir a las invitaciones ornamentaciones inútiles, lo importante es una bonita caligrafía. ¡No os olvidéis que es en la sencillez que está el buen gusto! Claro que conviene revisarlo bien para que no salga con algún error que ofenda a alguien y os deje quedar mal. Para las invitaciones, debéis elegir un papel de buena calidad, pero podéis comprarlo al por mayor porque los precios son mucho más bajos que en una papelería normal. Y si no queréis escribirlos a mano, hay muchas letras bonitas en el procesador de texto de vuestro ordenador (las más populares para bodas son Antique Roman y London Script), que salen muy bien cuando se imprimen en papel de buena calidad. Claro que debéis hacer una primera prueba de la impresión antes de empezar a imprimir las invitaciones. Podéis prescindir también de los sobres normales y simplemente imprimir la invitación, doblarla en dos o más partes, hacer un orificio con un perfurador de papel en una de las puntas, pasar una cinta y hacerle un lacito, ¿original, verdad?

No os olvidéis que, cuando hacéis la invitación diciendo “invitamos el Sr. X o el Sr. Y, y su familia”, estáis invitando a toda la familia que vive en esa casa.

  1. Olvidar recuerdos de boda comprados en cantidad… ¿creéis que alguien se guardará esos recuerdos? Elegid regalos sencillos y útiles, como por ejemplo, una flor que cada caballero podrá entregar a una señora (bueno, así son las señoras que ganan), lo que para los solteros será una buena oportunidad de quebrar el hielo con la chica de la mesa al lado…

Otros regalos posibles son una bonita bolsita de frutas secas envueltas en organza atada con una bonita cinta; bolsitas de satén rellenas con té aromático (hojas secas) para perfumar el guarda-ropa, o para beber… así sí, ¿quién no se acordará de vosotros?

  1. Sustituir los tradicionales centros florales de mesa por ramos de cereales, como el trigo; esquejes pintados con spray plateado; hiervas aromáticas como el romero o centros con fruta de la temporada. Por ejemplo, una taza de vidrio llena de limones, cerezas o bonitas manzanas ¿no saldrá una maravilla?
  1. Comprar los pasajes para el viaje de bodas con bastante antelación. Podéis confirmar si hay lugares menos habituales para luna-de-miel y, claro, mucho más baratos, donde poder pasar momentos inolvidables sin arruinarse.
  2. Seguro que habéis notado ya en otras bodas que a pocas personas les gusta la tarta de bodas, algo que siempre sale caro. ¿Y por qué? Normalmente hay un cierto exagero en los postres que pueden muy bien dispensarse; creedme que nadie lo va a notar, y así podrán degustar un buen trozo de tarta. Respecto a la tarta, debéis encargar dos, una para partir en el momento de la fiesta (lo más lujosa posible), y otra menos elaborada, sin ornamentos (más barata), que quedará en la cocina para cortar para los invitados. Podréis acompañarla con un poco de fruta fresca.
  3. Respecto al fotógrafo, si conocéis a alguien capaz de hacer buenas fotos y que pueda encargarse de ello, como regalo de boda, debéis aceptarlo. Presentemente hay cámaras digitales que hacen muy buenas fotos, con la ventaja de visualizar el resultado en la hora, repitiendo la foto hasta que quede como se quiera; pueden imprimirse después y podéis ser vosotros mismos a editar las fotos. Pero no os olvidéis, que si elegís alguien que no es profesional para ocuparse de esta tarea, debéis tener bastante cuidado, porque no tendréis una segunda oportunidad para hacer nuevas fotos si estas no salen bien. Una idea para disminuir la probabilidad de que las fotos de la boda no salgan bien, es hacerlas en blanco y negro o sepia en la cámara digital (acaso tenga estas opciones) porque siempre salen más artísticas, por peores que sean. Otra idea interesante seria distribuir varias cámaras de fotos digitales (de preferencia por varios invitados), y después reunir esas fotos. No debéis olvidar que hasta un buen fotógrafo no logra estar en todo lado al mismo tiempo.

Nota: Si familiares o amigos os han ayudado en la boda, no debéis olvidar darles las gracias y reafirmar lo especial que ha sido esa ayuda y como la habéis apreciado, refiriéndolo en el discurso de la fiesta de bodas, agradeciéndoles con un regalo, una cena u otra cosa que sepáis que les va a dejar felices. Y claro que esa colaboración será el único regalo que debéis aceptar de alguien que ya os ha ayudado a organizar vuestra boda y a hacerla especial.

Newsletter

Manténgase informado de todas las novedades!

Votación más reciente

¿Cuándo es tu boda?